How to achieve the twin transition towards green and digital production
Fotografía del Centro Nacional de Arte en Tokio, Japón. (Imagen: Brandon Lee vía Unsplash)

Cómo lograr la doble transición hacia una producción verde y digital

A través de la creación de plataformas de colaboración entre las distintas partes interesadas podemos impulsar la sensibilización y la aceptación en el mercado de las tecnologías verdes y digitales.

Por Sara Amoroso, Stefan Pahl, Adnan Seric

La producción mundial está experimentando actualmente dos grandes transiciones. La transición verde se desarrolló a partir del consenso que el crecimiento económico debe desvincularse urgentemente del daño medioambiental para abordar tanto el cambio climático como la pobreza. La transición digital, por otro lado, evolucionó porque las empresas se dieron cuenta de que podían obtener beneficios económicos con el uso de tecnologías digitales. Esto, a su vez, también podría contribuir a lograr la transición verde, por ejemplo, permitiendo a las empresas ser más eficientes en el uso de recursos. Además, es probable que la producción ecológica y digital se convierta en una ventaja competitiva en el futuro. Las empresas líderes de las cadenas de valor mundiales (CVM) dependerán cada vez más de proveedores ecológicos cuyos métodos de producción puedan ser rastreados y verificados, lo que suele requerir el uso de tecnologías digitales. Así pues, los proveedores tendrán que cumplir las normas ecológicas y digitales para poder participar en la economía mundial.

Sin embargo, está surgiendo una brecha verde y digital entre las empresas que van a la cabeza y las que se quedan atrás. Esto no sólo desacelera la doble transición en general, sino que también aumenta la desigualdad entre los líderes y los rezagados a largo plazo. Las pequeñas y medianas empresas (PYMES), en particular, se enfrentan a varios retos, ya que carecen de espacio (financiero) para invertir en nuevas tecnologías que conllevan beneficios inciertos y a largo plazo.

Las empresas más grandes tienen mayores tasas de adopción de tecnología digital avanzada que las PYMES

Nota: PYMES = empresas que tienen hasta 99 empleados; Empresas grandes = empresas que tienen 100 o más empleados. El número de empleados se define como el número de empleados permanentes declarado por la empresa a finales de 2019, menos el número de trabajadores permanentes despedidos debido a la pandemia de COVID-19. La muestra incluye empresas individuales que estaban en funcionamiento en los sectores manufactureros en el momento de la encuesta (N = 2.700, distribuidas como: PYME = 1.865; Empresas grandes = 835).

Fuente: 1 Calza et al. (2022) a partir de los datos recogidos por la encuesta COVID-19 de la ONUDI a nivel de empresa en 26 países.

Estrategias de sensibilización y adopción de tecnologías digitales y verdes

La figura siguiente resume los principales factores de impulso y las políticas de adopción de tecnologías verdes y digitales. Los factores tradicionales siguen desempeñando un papel crucial. Los recursos financieros y la capacidad de absorción de las empresas son fundamentales para introducir nuevas tecnologías e integrarlas en los procesos de producción actuales. Del mismo modo, los factores de la demanda, la competencia, las infraestructuras modernas y operativas, y las redes son fuertes impulsores de la difusión de la tecnología a nivel de mercado. El marco normativo sigue siendo un factor de primer orden a nivel institucional al proporcionar, entre otros, (des)incentivos fiscales.

Impulsores y políticas para la adopción de tecnologías verdes y digitales

Impulsores y políticas para la adopción de tecnologías verdes y digitales
Fuente: Amoroso et al. (2022)

La falta de conocimiento sobre los costos y beneficios de la adopción de nuevas tecnologías es una de las principales razones de la (no) adopción1. Los directivos suelen tener pocos incentivos e interés en recopilar y compartir información sobre a quién contactar, dónde encontrar el apoyo financiero y técnico necesario y qué políticas e iniciativas gubernamentales están disponibles2. La mayoría de las empresas confían en sus tecnologías de producción y no quieren asumir riesgos de inversión desconocidos, y la escasez de tiempo para recabar la información necesaria es una de las principales razones3. La actitud positiva hacia la innovación y el cambio es uno de los principales motores de la adopción de tecnologías. Más concretamente, los primeros en adoptar las nuevas tecnologías digitales y ecológicas tienen una actitud positiva hacia dichas tecnologías, tienen visión de futuro y comprenden claramente qué tecnologías están disponibles, los costes y beneficios asociados y las prácticas de gestión pertinentes4.

En cuanto a las costumbres y la cultura, una investigación de campo realizada en la India, por ejemplo, revela que los hogares suelen rechazar las nuevas cocinas más eficientes energéticamente, las cuales podrían sustituir a las tradicionales, porque las nuevas cocinas no pueden utilizarse para hornear chapatti (un tipo de pan plano sin levadura)5. En Bangladesh, las creencias religiosas pueden representar un obstáculo para el uso de cocinas más ecológicas. Los hogares musulmanes, por ejemplo, no quieren utilizar unidades de biogás que funcionen con desechos de cerdo, a pesar de que estas unidades serían mucho más eficientes6. Estos ejemplos ponen de relieve la importancia de la especificidad del contexto y la necesidad de encontrar soluciones que tengan en cuenta las preferencias y los patrones de comportamiento culturalmente arraigados.

Los potenciales interesados en adoptar las tecnologías digitales también pueden desconfiar de los riesgos desconocidos, como los de seguridad digital y privacidad. La protección de los datos y los secretos comerciales es cada vez más difícil, especialmente para las PYME. La digitalización y la revolución en la codificación, almacenamiento e intercambio de datos han contribuido al aumento de las infracciones de secretos comerciales7. El aumento de los riesgos de seguridad digital, incluidos los riesgos para la seguridad de los activos de datos, así como la protección de los datos personales, refuerza la importancia de abordar la confianza en las tecnologías digitales como otra barrera para la adopción de la tecnología. Además, hay que tener en cuenta la falta de confianza en socios que podrían hacer un mal uso de los datos, como las empresas de TIC (que podrían vender los datos) u otros socios de la cadena de valor. Este tipo de preocupaciones impiden el intercambio de información y la colaboración entre empresas, y esto es especialmente pronunciado en las PYME8.

Uso de plataformas para facilitar la adopción de la tecnología mediante la sensibilización

Como se muestra en la figura anterior, los programas de sensibilización y legitimación se han incorporado al conjunto más amplio de herramientas políticas tradicionales. Los políticos recurren con frecuencia a la comunicación pública para fomentar el cumplimiento de las políticas medioambientales. Las campañas en los medios de comunicación, los sitios web y las noticias ayudan a los gobiernos a compartir la información con una audiencia más amplia. Los proyectos de demostración y las campañas de información pueden ser útiles para que las empresas conozcan y aprecien mejor las tecnologías digitales y ecológicas disponibles, especialmente las tecnologías medioambientales que tienen propiedades de reducción de costos, y proveen información sobre buenas prácticas en la gestión de riesgos digitales. Un estudio reciente sobre los efectos de la difusión de información en la adopción de la energía solar fotovoltaica residencial en Suecia, por ejemplo, concluye que la campaña tuvo una influencia significativa en las tasas de adopción9. Hay pocos estudios sobre las campañas de sensibilización y la adopción por parte de las empresas de tecnologías verdes y digitales, por lo que este campo requiere mayor investigación.

Nuestra revisión de políticas destaca, además, que las organizaciones intermediarias, mediante el establecimiento de plataformas multilaterales, pueden desempeñar un papel catalizador en la adopción de las tecnologías verdes y digitales por parte del mercado, especialmente entre las PYME. Las iniciativas de plataformas multilaterales, como las apoyadas por el G20, pueden facilitar la difusión de conocimientos al reunir a una amplia variedad de partes interesadas clave, como gobiernos, empresas multinacionales (EMN), expertos de la industria, centros de investigación y PYMES, y proporcionar un lugar común para que los participantes se conecten y compartan las mejores prácticas, estudios de casos, experiencias políticas y legislativas a través de mesas redondas y debates multilaterales.

Las funciones de estas plataformas deberían ampliarse en el contexto de la difusión de las tecnologías verdes y digitales para ofrecer algo más que una red y un depósito de conocimientos. Las plataformas existentes deberían utilizarse para abordar la falta de concienciación sobre las oportunidades que ofrecen las tecnologías verdes y digitales, como el acceso a los mercados mundiales y la facilitación de los vínculos entre las PYMES y empresas más grandes, así como para disipar cualquier duda sobre la seguridad y la privacidad digitales.

  • Sara Amoroso es Experta Internacional en la Organización de las Naciones Unidas para el Desarrollo Industrial (ONUDI) e investigadora asociada en el Departamento de Empresas y Mercados del DIW Berlín.  
  • Stefan Pahl es economista del Departamento de Investigación de Políticas y Estadísticas (PRS) de la Organización de las Naciones Unidas para el Desarrollo Industrial (ONUDI).
  • Adnan Seric es Oficial de Investigación y Política Industrial en el Departamento de Investigación de Políticas y Estadísticas (PRS) de la Organización de las Naciones Unidas para el Desarrollo Industrial (ONUDI).

Descargo de responsabilidad: Las opiniones expresadas en este artículo son las de los autores, basadas en su experiencia y en investigaciones previas, y no reflejan necesariamente las opiniones de la ONUDI (leer más).

Leer más