Santiago et al header image
Un primer plano de una instalación de producción en el Laboratorio de Robótica de Bristol. (Imagen: Louis Reed vía Unsplash)

Creación de capacidades tecnológicas para la 4RI: un marco novedoso

Por qué revisar los marcos de referencia tradicionales sobre las capacidades a nivel empresa es crucial para desbloquear los beneficios de la transformación digital.

Por Fernando Santiago, Jahan Ara Peerally, Claudia De Fuentes, Sedigheh Moghavvemi

El proceso de transformación digital plantea un enorme desafío para los países en desarrollo. Implica una actualización tecnológica en contextos en los que las empresas utilizan principalmente (a menudo de forma ineficaz) tecnologías características de la Tercera Revolución Industrial (3RI) -la automatización básica y las tecnologías de la información y la comunicación- o están atrapadas en la trampa de utilizar tecnologías y procesos de producción característicos de revoluciones anteriores.1

Los países en desarrollo no pueden simplemente dar un brinco desde una base de bajo desarrollo industrial y saltarse las etapas fundamentales de la adopción de las tecnologías de la Cuarta Revolución Industrial (4RI) para los procesos productivos con el fin de capitalizar inmediatamente esta nueva revolución. Por el contrario, las empresas de los países en desarrollo deben emprender un proceso gradual de aprendizaje para crear y acumular las capacidades tecnológicas necesarias para adaptarse, competir y tener éxito en el contexto de este nuevo paradigma tecnológico.2 Nuestro marco identifica los retos de este nuevo paradigma tecnológico para proporcionar a los países en desarrollo y a sus empresas una hoja de ruta directa que determine el tamaño de su brecha tecnológica en términos de su preparación para adoptar la 4RI.

En un primer paso, conceptualizamos las capacidades tecnológicas de la 4RI a nivel empresa para poder determinar las implicaciones para las empresas que desean embarcarse en el viaje de la digitalización. Los marcos de referencia tradicionales deben actualizarse, y las capacidades tecnológicas a nivel empresa que evolucionan como resultado de la implementación de tecnologías de digitalización avanzadas deben incorporarse mejor a estos marcos. Proponemos un marco de creación de capacidades tecnológicas3 que distinga entre cuatro niveles cada vez más complejos de capacidades tecnológicas de la 4RI en seis grupos de funciones tecnológicas y organizativas de las empresas.

Nuestro marco representa un peldaño inicial para revisar las capacidades tecnológicas a nivel micro de las empresas, que reflejan el espectro de preparación y madurez de la 4RI, y que las empresas necesitan para abordar eficazmente los retos de la 4RI y aprovechar las oportunidades que ésta ofrece. El enfoque en las empresas se justifica por el hecho de que las capacidades tecnológicas son creadas y acumuladas por las empresas, que en última instancia permean sus respectivos sectores y países.

Fundamentos del marco de creación de capacidades tecnológicas

El marco de creación de capacidades tecnológicas, desarrollado durante la 3RI, se basa en el trabajo seminal de Lall4, Bell y Pavitt5, y otros. Estos autores han operacionalizado los niveles de capacidad tecnológica basándose en la capacidad revelada, en lugar de identificar las capacidades en términos de cantidades y cualidades específicas de recursos humanos, habilidades o bases de conocimiento. Establecieron niveles de novedad creciente y la importancia de la actividad innovadora, lo que infiere que diferentes niveles de capacidad subyacen a diferentes grados y tipos de actividades innovadoras.6

Su marco de referencia comienza en el nivel más bajo de complejidad tecnológica, es decir, el nivel de capacidad operativa/de producción. En este nivel, las capacidades de las empresas se concentran sobre todo en habilidades de uso de la tecnología y en tareas de producción rutinarias y sencillas, que no implican ninguna forma de capacidad innovadora. Los tres niveles siguientes son las capacidades innovadoras básicas, intermedias y avanzadas.

Basándonos en el marco de la 3RI, y en una revisión sistemática de la literatura reciente relacionada con la 4RI, conceptualizamos las capacidades tecnológicas a nivel empresa de la 4RI como el conjunto de actividades humanas y organizativas, habilidades, conocimientos y recursos que las empresas necesitan para generar y gestionar la digitalización mediante la adopción de tecnologías y procesos de la 4RI más complejos. Se utilizan para generar nuevas tecnologías y desarrollar nuevos productos y procesos. A medida que las empresas mejoran sus capacidades tecnológicas a lo largo del espectro de la preparación a la madurez, mejoran su capacidad para resolver cuestiones más complejas dentro y entre las empresas relacionadas con la transformación digital.

El desarrollo de un marco de creación de capacidades tecnológicas de la 4RI

En primer lugar, perfeccionamos nuestro marco mediante la asignación de seis grupos de funciones tecnológicas y organizativas a cuatro niveles de capacidad tecnológica de la 4RI. Estos grupos cubren una serie de actividades humanas y organizativas, habilidades, conocimientos y recursos que las empresas necesitan para generar y gestionar la digitalización y para unirse a la 4RI.

fernando et al figure
Fuente: Basado en la investigación de los autores y en la elaboración de Lall (1992), Bell y Pavitt (1995), y Peerally et al. (2019).

En segundo lugar, nuestro marco consta de cuatro niveles de capacidades tecnológicas de la 4RI que se diferencian en función de los niveles de capacidad cada vez más complejos que necesitan las empresas para incorporarse a la 4RI.

El nivel más bajo de complejidad tecnológica de la 4RI (Nivel 1) es la etapa de readaptación y capacidad de preparación, que implica la integración de las operaciones, tecnologías y sistemas de producción heredados de la 3RI con kits de readaptación y el desarrollo de habilidades, conocimientos, experiencia y recursos pre-requeridos para lanzar la transformación digital. Este nivel también implica la adquisición e implementación de nuevos equipos industriales preparados para la 4RI.

El siguiente nivel, el de las capacidades de integración de sistemas, se caracteriza por la implementación de las tecnologías de la 4RI para integrar los sistemas dentro de la empresa, es decir, la integración tecnológica físico-digital. En este nivel, las empresas ya pueden establecer redes de integración de datos intra e interempresariales, desarrollar acreditaciones y normas de calidad específicas para la 4RI e integrar tecnologías y sistemas de la 4RI más avanzados en la producción. Pueden integrar los productos con algoritmos y programas informáticos y dedicarse a la evaluación temprana de productos inteligentes y a la creación de prototipos. Se utilizan sistemas de información basados en eventos y en datos, y se optimizan la gestión y el rendimiento de la cadena de suministro.

En el nivel de capacidades de digitalización horizontal y vertical mejoradas, las empresas son capaces de identificar las necesidades críticas de digitalización e implementarlas horizontal y verticalmente en toda la empresa. La implementación de las tecnologías digitales permite a las empresas beneficiarse de las tecnologías de procesamiento de datos, simulación avanzada y visualización en todas las operaciones. Las empresas desarrollan y producen los primeros prototipos de productos inteligentes y de la 4RI. En este nivel se produce una mayor digitalización horizontal y vertical de la gestión del ciclo de vida de los productos y procesos. Las empresas inician la integración de tecnologías avanzadas de la 4RI en toda la cadena de suministro y utilizan soluciones avanzadas de robótica y automatización.

El nivel más alto de complejidad tecnológica de la 4RI (Nivel 4) es el nivel de capacidades inteligentes, que implica la auto-optimización y la autonomización. Las operaciones, tecnologías y sistemas de producción de la 4RI de la empresa están totalmente integrados de extremo a extremo, es decir, en toda la empresa y la cadena de suministro. Este nivel se caracteriza por la ingeniería integrada digitalmente de extremo a extremo y la visualización de la cadena de suministro virtual de extremo a extremo. Existen sistemas para la gestión de datos a escala, para la personalización masiva de productos y para la gestión inteligente del producto y del ciclo de vida. En este nivel, la empresa manufacturera es, o se parece mucho, a la fábrica inteligente o a la fábrica digital.

La distinción entre estos cuatro niveles de capacidad es borrosa en la práctica, ya que el proceso de transformación digital es extremadamente iterativo por naturaleza. Durante esta transición de la preparación a la madurez de la 4RI, las empresas tienden a implementar y construir recursivamente diferentes combinaciones de tecnologías y sistemas de la 4RI. Este proceso de transformación digital recursivo también tiene lugar a nivel vertical y horizontal dentro de la empresa, y posteriormente en toda la cadena de suministro.

Conclusión

La creación y la acumulación de capacidades tecnológicas requiere inversiones y aprendizajes intencionados y sostenidos por parte de las empresas, incluso a través de interacciones y colaboraciones con otros actores sistémicos dentro del sistema de innovación de la 4RI, así como la creación de conocimientos intraempresariales.

Construimos nuestro marco de capacidad tecnológica 4RI7 sobre la base de estas premisas, y poblamos cada grupo con un conjunto de actividades humanas y organizativas refinadas, habilidades, conocimientos y recursos requeridos por las empresas para generar y gestionar la digitalización y unirse a la 4RI. Estos se clasifican en cuatro niveles de complejidad creciente de la capacidad tecnológica, que van desde la etapa de readaptación y capacidad de preparación hasta la etapa de capacidad inteligente. A medida que el dominio de la 4RI y sus tecnologías evolucionan, el marco puede actualizarse con futuros estudios que identifiquen capacidades tecnológicas de la 4RI adicionales a nivel empresa.

Nuestra propuesta de marco de creación de capacidades para la 4RI puede utilizarse para identificar las capacidades tecnológicas a nivel empresa necesarias para pasar de la preparación para la 4RI al nivel de madurez. También documenta el hecho de que la adopción y la mejora de las tecnologías de la 4RI por parte de las empresas exige esfuerzos activos para comprender mejor los beneficios económicos de la digitalización; para superar las bajas capacidades y competencias científicas en materia de automatización y digitalización; y para mejorar los recursos humanos y financieros, y la infraestructura, no solo a nivel empresa, sino también entre todos los actores sistémicos. Este marco es una herramienta útil para informar a las empresas sobre los esfuerzos en los que deben centrarse para mejorar y hacer el mejor uso posible de las tecnologías y procesos de la 4RI, incluso a través de enfoques novedosos para la creación de capacidades.

 

  • Fernando Santiago es Oficial de Política Industrial en el Departamento de Investigación de Políticas y Estadísticas (PRS) de la ONUDI.
  • Jahan Ara Peerally es profesor asociado de Negocios Internacionales en HEC Montréal, Canadá.
  • Claudia De Fuentes es profesora asociada en la Sobey School of Business de la Universidad de Saint Mary's, Canadá.
  • Sedigheh Moghavvemi is Associate Professor, Faculty of Business and Accountancy, University of Malaya, Kuala Lumpur, Malaysia.

Descargo de responsabilidad: Las opiniones expresadas en este artículo son las de los autores, basadas en su experiencia y en investigaciones previas, y no reflejan necesariamente las opiniones de la ONUDI (leer más).

Leer más