Disease control service Staff Disinfect Cargo To Prevent Spread COVID-19 stock photo
Desinfección de un contenedor de un buque de carga. (Imagen:aydinmutlu vía iStock photo)

Cómo la pandemia interrumpe las cadenas globales de valor

La COVID-19 golpeó en el centro de las regiones de las CGV con graves implicaciones para las redes de producción internacionales.

Por Adnan Seric, Holger Görg, Saskia Mösle, Michael Windisch

En las últimas cuatro décadas, gran parte de la producción manufacturera mundial se ha organizado en lo que se conoce como cadenas globales de valor (CGV). Las materias primas y los bienes intermedios se envían por todo el mundo varias veces y luego se ensamblan en otro lugar. El producto final se reexporta a consumidores finales situados tanto en mercados desarrollados como en desarrollo. En el caso de muchos bienes, China se encuentra en el centro de estas CGV, por ejemplo, como productor primario de productos y componentes de alto valor, como gran cliente de materias primas y productos industriales mundiales, y como importante mercado de consumo.1 China también produce muchos bienes intermedios y es responsable de las operaciones de procesamiento y ensamblaje. Un ejemplo bien conocido es Foxconn, un fabricante de electrónica por contrato. Sus plantas de ensamblaje, situadas en China continental, producen para muchas empresas de electrónica líderes en el mundo, entre ellas Apple, Intel y Sony. China, junto con Japón, Estados Unidos y la Unión Europea, constituye el núcleo de la red de producción mundial.

En diciembre de 2019, empezaron los contagios con el entonces aún desconocido coronavirus en la provincia china de Hubei. Las autoridades chinas reaccionaron a este brote imponiendo severas restricciones a los movimientos de las personas, imponiendo eficazmente toques de queda y cuarentenas en todo el país a partir de finales de enero. Esto afectó también a la economía, ya que muchos centros de producción cerraron para reducir el posible contacto entre personas.

​El efecto de las medidas de contención del virus es visible en los datos sobre la producción industrial en China, que ha caído un 13,5% en enero y febrero combinados, en comparación con el año anterior.2 Esta caída de la producción es grave, sobre todo si se sitúa en una perspectiva más amplia: ni el brote de SARS de 2002/2003 ni la crisis financiera de 2008/2009 fueron asociados a una caída tan brusca de la producción.

Producción industrial en China

Nota: Datos mensuales, en dólares estadounidenses constantes de 2010, ajustados por temporada. Último valor: Febrero de 2020.

Fuente: Banco Mundial, base de datos GEM.

La posición de China en el centro de muchas CGV queda ilustrada por el hecho de que el descenso de la producción también está asociado a importantes contracciones de los flujos comerciales internacionales. Las importaciones del país disminuyeron un 4% en términos de dólares estadounidenses en enero y febrero combinados con respecto al mismo periodo del año anterior, mientras que las exportaciones cayeron un 17% en el mismo periodo, según las estadísticas comerciales oficiales chinas.34 Como se ve en el gráfico, los descensos significativos de las importaciones se encuentran entre los productos que se utilizan como intermedios en la producción, como los textiles y los equipos eléctricos y electrónicos. Del mismo modo, las exportaciones también han experimentado fuertes descensos en estos bienes.

Exportaciones e importaciones chinas de productos seleccionados

Nota: Variación en los valores de las exportaciones e importaciones en enero/febrero de 2020 a enero/febrero de 2019. Estos bienes se seleccionaron por ser productos en los que la participación china en las CGV es muy importante (ONUDI, 2018).

Fuente: Administración General de Aduanas, China.

Las exportaciones de China han disminuido en todas las regiones del mundo. Esta disminución ha sido grave en todo el mundo, con la excepción de América del Norte, donde el comercio ya estaba en declive desde hace más de un año debido a las continuas disputas comerciales entre Estados Unidos y China. La imagen de un fuerte descenso de los bienes recibidos desde China es similar cuando se observan numerosos países europeos por separado, como Austria, Francia, Alemania, Italia y España. El colapso de la actividad productiva en el centro de muchas CGV tiene necesariamente implicaciones para los productores y consumidores de los países que se encuentran más arriba y más abajo en las cadenas de valor de los productos.

Exportaciones chinas al resto del mundo

Nota: Exportaciones bilaterales a precios actuales. Variaciones interanuales de los datos bimestrales de enero/febrero de 2018 a enero/febrero de 2020.

Fuente: Administración General de Aduanas de China; Thomson Reuters Datastream.

Exportaciones chinas a países seleccionados

Nota: Exportaciones bilaterales a precios actuales. Variaciones interanuales de los datos bimestrales de enero/febrero de 2018 a enero/febrero de 2020.

Fuente: Administración General de Aduanas de China; Thomson Reuters Datastream.

La caída de las importaciones de China implica que faltan piezas de producción vitales. Un vistazo a los datos de la oficina estadística alemana sobre las relaciones entre insumos y productos muestra que, en el sector manufacturero alemán, los insumos importados representan aproximadamente una cuarta parte de la producción industrial. El 10% de todos los insumos importados proceden de China. Esta dependencia de los productos intermedios chinos para la producción en Alemania es especialmente importante en los sectores de la electrónica, la informática y la fabricación textil.5

Los últimos datos mensuales de EE.UU. sobre las importaciones totales muestran una drástica reducción de las importaciones de equipos informáticos y de telecomunicaciones, carrocerías de vehículos de motor y remolques, y otros productos asociados a las cadenas mundiales de suministro de EE.UU. y China en comparación con febrero de 2019. Sin embargo, se puede suponer que estos datos también reflejan en parte el aumento de las tensiones comerciales entre Estados Unidos y China durante el último año.

Importaciones estadounidenses de productos seleccionados

Nota: Variación interanual de febrero de 2019 a febrero de 2020.

Fuente: Oficina del Censo de Estados Unidos.

Por supuesto, aún es demasiado pronto para calcular plenamente los efectos de las interrupciones de la cadena de suministro debido a la pandemia del coronavirus. Sin embargo, ya está claro que la disminución inicial de la producción y el comercio que se ha producido en China tendrá un fuerte impacto en los países que se encuentran más arriba y más abajo en la cadena de suministro, ya que la mayoría de los países han impuesto restricciones a los movimientos para combatir la propagación del virus.

La resultante caída de la demanda, debido a las restricciones impuestas a los desplazamientos de las personas, combinada con la preocupación por la salud y la seguridad de los empleados, ha provocado el cierre de fábricas lo que afectará negativamente a las operaciones de las CGV en su conjunto. En el caso de China, el primer país que ha pasado por un ciclo completo de la epidemia, los fabricantes tienen que hacer frente ahora a las dobles consecuencias negativas ("segundo impacto"). Primero, de su propio confinamiento y, segundo, de la caída de la demanda de los clientes que se encuentran más arriba en las numerosas cadenas de valor que su economía controla y a las que contribuye. Si otros centros mundiales de CGV experimentan cursos similares, el efecto acumulativo de los cuellos de botella de la oferta y la caída de la demanda de los consumidores puede, de hecho, aumentar el riesgo de que la fabricación mundial entre en una espiral descendente, causando posiblemente daños significativos a las operaciones de muchas cadenas de suministro transfronterizas.

Este "segundo impacto" no se limita solo a la producción y el comercio, sino que se está extendiendo rápidamente también a las inversiones. Recientemente, el Fondo Monetario Internacional (FMI) ha informado de la asombrosa cifra de 83.000 millones de dólares de salidas de capital de los mercados emergentes, el mayor número jamás registrado, al tiempo que un número sin precedentes de más de 80 países han solicitado financiación de emergencia.6 Aunque la inversión extranjera directa (IED) suele considerarse menos volátil, el impacto de la COVID-19 sobre la inversión va a ser considerable. En su pronóstico más reciente, la UNCTAD estima una reducción de entre el 30% y el 40% de la IED mundial durante 2020-21, basándose en las últimas revisiones de los ingresos de las principales multinacionales.7 Por lo tanto, es de esperar que este "segundo impacto" del colapso de la demanda y la producción en muchas economías industrializadas y la desinversión de los países en desarrollo, tenga efectos mucho más duraderos en la producción mundial que las interrupciones temporales de la cadena de suministro causadas por la COVID-19.

Car manufacturing production line
Línea de producción de automóviles. (Imagen: RainerPlendl vía iStock photo)

¿Qué implica la COVID-19 para el futuro de las CGV específicamente?

Para que la economía mundial no sufra una crisis económica prolongada, una respuesta política coordinada, como la que promueven las Naciones Unidas y otras instituciones políticas multilaterales, es posiblemente el camino más prometedor para salir de la crisis económica que se avecina.8 Sin embargo, hasta ahora, el debate sobre las respuestas políticas actuales y futuras ha visto cómo se han hecho crecientes las llamadas para revisar los modelos económicos establecidos a nivel nacional, en particular con respecto a la producción internacional de bienes. En varios países desarrollados, destacados políticos gubernamentales han pedido que se replanteen los enfoques de sus empresas respecto a la externalización internacional de la producción, con el fin de evitar futuros cuellos de botella en el suministro y aumentar al mismo tiempo la resiliencia de las cadenas de suministro. Por ejemplo, el ministro francés de Economía y Finanzas ha pedido a los gobiernos de la UE que se replanteen su enfoque de las cadenas de valor para garantizar un suministro "soberano" e "independiente".9 Entretanto, este punto de vista ha ido ganando adeptos entre otros responsables políticos de alto nivel y analistas.

Estos llamados a las cadenas de suministros "soberanas" o "nacionales" sugieren que las empresas deberían replantearse la distribución de la producción en todo el mundo. En el pasado, la externalización estaba en muchos casos impulsada por el deseo de las empresas multinacionales de optimizar sus operaciones minimizando los costos, reduciendo los inventarios y aumentando la utilización de los activos. En todo caso, la COVID-19 demuestra que quizá sea demasiado simplista basar las decisiones sobre la localización de la producción únicamente en factores económicos tan fácilmente observables. Es posible que muchas empresas no sean plenamente conscientes de su vulnerabilidad a los impactos mundiales por sus relaciones con la cadena de suministro y de los costos que ello impone. Sin duda, esto puede reflejarse en las futuras evaluaciones de riesgo de las empresas antes de que decidan deslocalizar la producción o cuando reconsideren sus opciones de ubicación.

Sin embargo, una nacionalización o regionalización importante de las cadenas de suministro corre el riesgo de reducir aún más la diversificación de los proveedores en la economía mundial y reduce las oportunidades de las economías en desarrollo y emergentes, especialmente las que se encuentran fuera del sudeste asiático, de beneficiarse de los flujos de capital asociados a las CGV y del acceso a los mercados internacionales, al capital humano y al conocimiento. Es casi seguro que esta evolución asestará un golpe importante a los esfuerzos de industrialización de los países en desarrollo e impedirá el progreso socioeconómico que se ha registrado en muchas regiones en desarrollo en los últimos años. Por lo tanto, la interrupción de las CGV debido a la COVID-19 puede dejar como legado a largo plazo una reducción significativa del potencial de los países en desarrollo para industrializarse a través de la vinculación a las CGV durante muchos años. La pandemia de la COVID-19 exige un mayor esfuerzo para reforzar los enfoques multilaterales en la elaboración de políticas y ayudar a los países a abrir otras vías que permitan un desarrollo industrial inclusivo y sostenible.

  • Adnan Seric es Oficial de Investigación y Política Industrial en el Departamento de Investigación de Políticas y Estadísticas (PRS) de la Organización de las Naciones Unidas para el Desarrollo Industrial (ONUDI).
  • Holger Görg is Professor of International Economics at the University of Kiel and Head of the Research Area “Global Division of Labour” at the Kiel Institute for the World Economy. He is also Director of the Kiel Centre for Globalization (KCG).
  • Saskia Mösle is a member of the Research Center International Division of Labor at the Kiel Institute for the World Economy (IfW Kiel). She is also a PhD candidate in Quantitative Economics at Kiel University.
  • Michael Windisch is Junior Specialist on Industrial Development at the Department of Policy Research and Statistics (PRS) of the United Nations Industrial Development Organization (UNIDO).

Descargo de responsabilidad: Las opiniones expresadas en este artículo son las de los autores, basadas en su experiencia y en investigaciones previas, y no reflejan necesariamente las opiniones de la ONUDI (leer más).

Leer más

  • ¿Quo vadis las cadenas de suministro?

    ¿Quo vadis las cadenas de suministro?

    Las cadenas globales de valor (CGV) están experimentando una tendencia a la desglobalización y a la desvinculación, y es fundamental determinar sus repercusiones en los sistemas comerciales y en la situación de la industria.