Are we on track to achieving SDG-9 industry-related targets?
Kebnekaise, Kiruna, Suecia. (Imagen: Mats Hagwall vía Unsplash)

¿Vamos en camino a alcanzar las metas relacionadas con la industria del ODS-9?

Es necesario un progreso sustancial en los indicadores específicos de industrialización sostenible.

Por Petra Kynclova, Fernando Cantu, Niki Rodousakis

La pandemia de COVID-19 ha demostrado que la industria manufacturera sigue siendo la columna vertebral de la economía y que las capacidades industriales son cruciales para la resiliencia y la recuperación. Sin embargo, la recuperación en todo el mundo sigue siendo desigual. Los países con mayor capacidad manufacturera y sectores industriales más diversificados han resistido mejor que otros los efectos económicos y sanitarios de la pandemia1. A mediados de 2022, nos encontrábamos a la mitad del camino entre la adopción de la Agenda 2030 y sus Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) en 2015, y la fecha límite para su implementación. Inevitablemente, surge la pregunta: ¿Cómo ha afectado la crisis de COVID-19 las metas relacionadas con la industrialización inclusiva y sostenible (ODS-9)?

La industria manufacturera se ha recuperado, dejando atrás a los países menos desarrollados

La producción manufacturera mundial aumentó un 7,2% en 2021, superando en última instancia los niveles anteriores a la pandemia, después de haber experimentado un descenso del 1,3% en 2020. Sin embargo, la recuperación sigue siendo fragmentada y desigual. Mientras que los países de renta alta se beneficiaron del apoyo político para las empresas y los hogares, además de la rápida promulgación de la vacuna, el sector manufacturero de los países menos adelantados (PMA) se estancó debido a una demanda mundial débil y volátil, agregado a las interrupciones del comercio mundial y políticas económicas internas más estrictas.

Aunque todas las regiones registraron altas tasas de crecimiento de la industria manufacturera a lo largo de 2021, se observaron diferencias significativas en el ritmo de recuperación. Por ejemplo, mientras que las economías industriales de renta media y alta alcanzaron una tasa de crecimiento del 7,8% y del 7,0%, respectivamente, las economías de renta baja crecieron a una tasa de sólo el 3,9%. El rendimiento de las economías industriales emergentes (EIE) es digno de mención; en 2020, en el punto álgido de la pandemia, el valor añadido manufacturero (VAM) de este grupo creció un 2,6%, mientras que se aceleró y alcanzó el 8,0% en 2021. La pandemia también aceleró el proceso de redistribución mundial de la producción manufacturera, una de las megatendencias que se observan actualmente2.

Crecimiento del VAM (dólares constantes de 2015) por grupo de desarrollo industrial, 2019-2021

Fuente: Base de datos de las cuentas nacionales de la ONUDI

La desigual recuperación del empleo y los ingresos ha aumentado las desigualdades dentro de los países y entre ellos. La proporción del VAM en el producto interior bruto (PIB) y del VAM per cápita se ha estancado en los PMA africanos. Los PMA asiáticos, en cambio, han avanzado mucho en la consecución de una industrialización inclusiva y sostenible. La crisis sanitaria mundial ha frenado el crecimiento de la industria manufacturera en todos los PMA, revirtiendo gran parte de los progresos realizados para alcanzar las metas del ODS-9.

Progreso de los PMA hacia la consecución de la meta 9.2 de los ODS para 2030

Nota: Indicador del ODS 9.2.1 (proporción del VAM en el PIB y del VAM per cápita, en dólares constantes de 2015)

Fuente: Base de datos de cuentas nacionales de la ONUDI

La pandemia de COVID-19 perturbó los mercados laborales de todo el mundo a una escala sin precedentes. El sector manufacturero fue uno de los más afectados al principio de la pandemia, inicialmente debido a las interrupciones de la cadena de suministro y a las medidas de contención, seguidas de un descenso de la demanda. La Organización Internacional del Trabajo (OIT) estima que se perdió casi uno de cada tres puestos de trabajo en las cadenas de suministro de la industria manufacturera mundial. Las condiciones de trabajo en las cadenas de suministro de la confección, que emplean una gran proporción de trabajadoras, se deterioraron. Las mujeres, especialmente las jóvenes, han sido las más afectadas por la reducción de la jornada laboral o el pago3. En este sentido, hemos dado unos cuantos pasos atrás en cuanto a la consecución de una industrialización inclusiva y sostenible.

La falta de crédito u otras ayudas han significado un golpe mortal para muchas pequeñas industrias

Muchas pequeñas empresas registraron una disminución del empleo y de las horas de trabajo, y algunas tuvieron que cerrar durante 2021, a medida que la actividad económica aumentaba y disminuía en respuesta a las oleadas de virus que resurgían y a las medidas de contención. Las pequeñas empresas de los países de renta baja y media-baja son especialmente vulnerables, porque se benefician menos de los programas de ayuda del gobierno que las empresas más grandes. Además, a las pequeñas empresas informales les fue peor que a las formales, en parte porque no pudieron acceder a las líneas de crédito formales o a las ayudas gubernamentales relacionadas con la COVID-194.

Las pequeñas empresas que operan en el sector de la fabricación y los servicios relacionados con la fabricación se enfrentan a retos extraordinarios debido a la disminución de la demanda y a las interrupciones de la cadena de suministro. Según los datos disponibles más recientes, casi una de cada tres pequeñas empresas manufactureras tiene un préstamo o una línea de crédito. Sin embargo, el acceso al crédito sigue siendo desigual entre países y regiones. Por ejemplo, sólo el 15,7% de las empresas de los países del África subsahariana y el 17% de las de los PMA tienen acceso a servicios financieros, lo que está muy por debajo de la media mundial. Los mayores porcentajes de pequeñas empresas manufactureras con un préstamo o línea de crédito se encuentran en América Latina y el Caribe y en Oceanía (44,2% y 45%, respectivamente).

Para aumentar el acceso de las pequeñas empresas a un crédito accesible, los responsables políticos tendrán que desarrollar y aplicar programas para hacer más accesibles las líneas de crédito formales, aumentar los conocimientos financieros de los propietarios de pequeñas empresas e introducir programas de préstamos en las comunidades desatendidas.

Las emisiones mundiales alcanzaron un récord en 2021, borrando los descensos relacionados con la pandemia

COVID-19 también ha tenido un impacto en la forma de producir, suministrar y consumir energía. Las emisiones mundiales de dióxido de carbono (CO2) procedentes de la combustión de energía y de los procesos industriales se redujeron en un 5,2%, es decir, en casi 2,000 millones de toneladas en 2020, lo que supone el mayor descenso de la historia y casi cinco veces más que en 2009, tras la crisis financiera mundial. Las emisiones mundiales de CO2 disminuyeron más que la demanda de energía en 2020, porque la demanda de petróleo y carbón fue mucho menor que la de otras fuentes de energía, mientras que la demanda de energías renovables aumentó. Sin embargo, a pesar de este descenso de las emisiones de CO2, las emisiones mundiales de CO2 relacionadas con la energía ascendieron en 2020 a 36,300 millones de toneladas, el nivel anual más alto de la historia5.

La eliminación gradual de las restricciones y las campañas de vacunación generalizadas impulsaron la recuperación económica, lo que provocó un aumento de la demanda de energía en 2021. Las emisiones mundiales de CO2 relacionadas con la energía aumentaron un 6% al repuntar la demanda de carbón, petróleo y gas, el segundo mayor aumento absoluto de la historia, anulando dos tercios de las reducciones relacionadas con la pandemia observadas en 2020. En general, podemos concluir que los países con un mayor VAM per cápita y que poseen capacidades industriales avanzadas, tienen menores tasas de emisión de CO2, es decir, menor intensidad de fabricación, independientemente del tamaño de la población.

Relación entre las emisiones de CO2 de las industrias manufactureras por unidad de MVA (kg/USD) y MVA per cápita (USD constante de 2015), 2019

Fuente: Base de datos de las cuentas nacionales de la ONUDI, Agencia Internacional de la Energía (AIE), Emisiones de gases de efecto invernadero procedentes de la energía

Las industrias de alta tecnología están demostrando ser mucho más resistentes en las crisis que sus homólogas de baja tecnología

Los productos manufactureros de media y alta tecnología representaron el 45,1% del total de las manufacturas en 2019. Esta proporción era del 47,7% en América del Norte y Europa, en comparación con el 21,4% en el África subsahariana cuando estalló la pandemia de COVID-19. Los impactos de la pandemia difieren según la industria, y las vías de recuperación varían en términos de velocidad e intensidad.

Las industrias de alta tecnología tuvieron un mejor rendimiento y, por tanto, también se recuperaron más rápidamente que otras, lo que se atribuye principalmente a los ordenadores, los productos electrónicos y ópticos, el material eléctrico y los productos farmacéuticos. La mayoría de las industrias de media y alta tecnología ya han alcanzado sus niveles anteriores a la pandemia, excepto los vehículos de motor y otros equipos de transporte, debido a las interrupciones de la cadena de suministro y a la disminución de recursos y bienes intermedios.

En cambio, las industrias de menor tecnología, como la textil y la confección o el coque y los productos petrolíferos refinados, se han mantenido por debajo de sus niveles de producción prepandémicos. La fabricación de bienes de consumo básicos, como los productos alimentarios, ha seguido una trayectoria de crecimiento estable con pérdidas limitadas desde el inicio de la pandemia.

Números del índice mundial de producción manufacturera por tecnología, cuarto trimestre de 2019 - segundo trimestre de 2022

Fuente: Base de datos QIIP de la ONUDI

Observaciones finales

La disponibilidad de datos y la puntualidad de los indicadores de industrialización sostenible son limitadas, lo que hace que la medición de los avances en este objetivo sea especialmente problemática. Es necesario invertir en la creación de capacidad estadística y mejorar los procedimientos estadísticos existentes para ayudar a los responsables políticos a tomar decisiones críticas y urgentes.

Disponibilidad de datos sobre los indicadores de las metas 9.3.1 y 9.3.2 de los ODS

Nota: Indicador ODS 9.3.1: Proporción de pequeñas industrias en el valor añadido total de la industria; Indicador ODS 9.3.2: Proporción de pequeñas industrias con un préstamo o línea de crédito.

Fuente: Base de datos del ODS-9 de la ONUDI, encuestas empresariales del Banco Mundial.

A pesar de las significativas lagunas de datos en el seguimiento de los avances en materia de industrialización inclusiva y sostenible (ODS-9), se pueden esbozar los principales impactos de la pandemia en este objetivo. La industria manufacturera mundial sólo se vio afectada temporalmente por la pandemia y se recuperó en 2021, aunque la recuperación sigue siendo incompleta y desigual. Casi uno de cada tres puestos de trabajo en el sector manufacturero se vio afectado negativamente por la crisis, siendo las mujeres, los jóvenes y los trabajadores de baja y media cualificación los que sufrieron las mayores pérdidas. Las industrias de alta tecnología se comportaron mejor que las de baja tecnología, y han ayudado a los países a recuperarse más rápidamente, lo que demuestra que la innovación tecnológica desempeña un papel crucial para lograr una industrialización sostenible para 2030 .

El aumento de los recursos nacionales e internacionales, así como el compromiso político, son esenciales para reforzar las oficinas nacionales de estadística y mejorar la capacidad estadística, especialmente en los países en desarrollo. La producción de datos desglosados puede ayudar a hacer un mejor seguimiento del carácter inclusivo del desarrollo industrial, la integración de las pequeñas empresas industriales en las cadenas de valor y el papel de las mujeres en la industria. Para alcanzar el ODS 9 en 2030, será necesario realizar progresos sustanciales en estos indicadores específicos.

  • Petra Kynclova is Statistician at the United Nations Industrial Development Organization (UNIDO).
  • Fernando Cantu
    Fernando Cantú es Jefe de Estadística de la Organización de las Naciones Unidas para el Desarrollo Industrial (ONUDI).
  • Niki Rodousakis es asistente de gestión de programas en la Unidad de Desarrollo de Capacidades y Asesoramiento Político (CDA) de la Organización de las Naciones Unidas para el Desarrollo Industrial (ONUDI).  

Descargo de responsabilidad: Las opiniones expresadas en este artículo son las de los autores, basadas en su experiencia y en investigaciones previas, y no reflejan necesariamente las opiniones de la ONUDI (leer más).

Leer más